Ya sabéis que nos gusta implicarnos con las causas justas y con la recuperación del Patrimonio español. Si hace ya algunos años conseguimos que la escultura del Cristo de Ducete volviera al Monasterio de las Sofías en Toro (aquí) o hicimos campaña en redes para poder recuperar el Acetre de plata de 1634, perteneciente a las Carmelitas Calzadas de Granada; ahora queremos promover la recuperación de un mosaico romano del siglo III d.c. que en su día debió de decorar una villa romana de la zona de Vigo.

     El mosaico romano de Panxón (siglo III dC) es una pieza única del patrimonio arqueológico del área metropolitana de Vigo. Un resto que permite evidenciar el alto grado de romanización de la zona. Fue hallado de manera casual por la familia Puga en el siglo XIX, en el castro de Panxón (Nigrán, Val Miñor).

Península del castro de Panxón.

     Posteriormente, fue vendido a la colección de Ricardo Blanco-Cicerón (A Coruña), en la cual permaneció hasta que a principios de nuestro siglo sus herederos lo vendieron en subasta en Madrid en 2001. La fantástica colección Blanco-Cicerón también incluía otras piezas de gran relevancia, como el famoso torques de Burela y piezas escultóricas del Pórtico de la Gloria, siendo el mosaico de Panxón la única pieza todavía en manos privadas. Con su venta y salida de España en 2001 la pista del mosaico se pierde hasta hace un par de años.

Ricardo Blanco-Cicerón y familia.

Torques de Burela. Museo Provincial de Lugo. Foto: Wikimedia Commons.

     Fue en 2019 cuando el actual vicepresidente de la asociación creada para la recuperación del mosaico, Gonzalo Fernández-Turégano, dio con el mosaico de Panxón, de manera casual, al verlo en venta en Nueva York, en la galería de antigüedades Carlton Hobbs, ubicada en el antiguo palacete de Virgina Vanderbilt, cerca de Central Park. El mosaico se encontraba formando parte de una mesa de madera, posiblemente habiendo sido colocado ahí a principios del siglo XX.

Gonzalo Fernández-Turégano con el mosaico en Nueva York.

Mesa de la que se encuentra formando parte el Mosaico Romano de Panxón. Fotografía: Carlton Hobbs LLP ©.

     Inmediatamente se puso en contacto con diversas administraciones en España para intentar repatriar la pieza, pero ante la falta de una respuesta ágil de las administraciones y la posibilidad de que la obra fuera vendida en el mercado privado americano (y desapareciera durante otros mil setecientos años), un grupo de personas oriundas o íntimamente relacionadas con Vigo y el Val Miñor constituyeron una asociación civil (apolítica y sin ánimo de lucro). El perfíl de las personas que se han implicado en la recuperación del mosaico es muy diverso, desde profesionales de la medicina, el derecho, la arqueología o el deporte (incluyendo el surfista profesional Gony Zubizarreta y el regatista Diego Torrado). De acuerdo con los estatutos de la asociación, una vez pagado y repatriado, el mosaico será cedido a aquella institución cercana a su lugar de hallazgo que garantice la conservación y exhibición pública de la pieza, en las condiciones museísticas y de seguridad que requiere una antigüedad de esta categoría.
     En octubre de 2020, la asociación negoció y firmó con los galeristas Carlton Hobbs un compromiso de venta con pago aplazado, de forma que tienen hasta octubre de 2022 para reunir 58.000 Euros y hacer frente al pago del precio de la pieza más gastos y tasas de importación.

Documento de reserva exclusiva del mosaico firmado entre la asociación y la galería Carlton Hobbs.

     La autenticidad y precio de mercado del mosaico ha sido confirmado por el Dr. Carlos Picón, en su momento director de arte antiguo del Metropolitan Museum, que pudo inspeccionar in situ la pieza.

     Para conseguir los fondos, la asociación lanzó este verano, entre la ciudadanía y pequeñas empresas locales, una campaña de micro mecenazgo (crowdfunding) para poder recaudar el dinero necesario para repatriar el mosaico. A día de hoy se llevan recaudados 8000 euros, con microdonaciones. Además, si el poder recuperar una pieza para nuestro Patrimonio no fuera suficiente premio en sí, Kayambe Viajes a donado un viaje a Nueva York para dos personas que será sorteado entre todos aquellos que ayuden con sus aportaciones, ya sean éstas grandes o pequeñas. Un euro es suficiente para colaborar y el método no puede ser más sencillo. Se ha habilitado un número de Bizum solidario, el 03575, para que vuestra ayuda pueda ser sencilla y rápida. Si lo preferís, para los de la vieja escuela, también se puede hacer una transferencia bancaria a la siguiente cuenta de ABANCA, identificando, por favor, tu DNI/NIF y nombre completo a la hora de realizar la misma:

ES04 2080 5205 6930 4002 1142

     Asimismo, existe una página web a través de la cual podréis informaros sobre la asocación y todo aquello en lo que tengáis dudas sobre el proyecto de repatriación del mosaico www.asociacionmosaicopanxon.org
     Para que os podáis hacer una idea con más detalle de lo bien conservado que se encuentra el mosaico la asociación sacó este vídeo que os invitamos a ver: https://spaces.hightail.com/receive/QhGWAozkVx
     También tenéis aquí una entrevista sobre el proyecto en la Televisión de Galicia: http://www.crtvg.es/tvg/a-carta/a-revista-fds-5288075?t=2033
     La asociación no sólo está solicitando la ayuda de los ciudadanos para poder adquirir la pieza, sino que también está realizando contactos con grandes empresas gallegas en búsqueda de un gran patrocinador que quiera liderar el proyecto. Incluso el pasado 17 de septiembre el Alcalde de Nigrán se ofreció a través de la prensa local a costear 40.000 euros, por lo que de cumplirse ese anuncio solo quedarían 10.000 euros a recaudar. Esto está sujeto a que el alcalde pase aprobaciones en el Concello y firme un convenio con la Asociación (cuyos términos la Asociación desconoce a día de hoy), por lo que el buen fin de la operación depende ahora mismo del cumplimiento del compromiso público asumido por el regidor del Concello de Nigrán.

Noticia del Faro de Vigo, 17 de septiembre de 2021.

     El mosaico de Panxón es la única pieza de la fantástica colección Blanco-Cicerón sorprendentemente todavía en manos privadas y en Estado Unidos. Su repatriación es una oportunidad única para la defensa y puesta en valor del patrimonio gallego.  No debemos permitir que este proyecto fracase y la pieza se pierda para siempre en el extranjero, quizás en el salón de un coleccionista privado…
A %d blogueros les gusta esto: