Hoy traemos el tercer y último artículo que Alejandro Sáez Olivares ha dedicado a los escultores italianos que trabajaron para la corte hispánica en el Renacimiento, los anteriores dedicados a los Reyes Católicos (ver aquí) y el Emperador Carlos (ver aquí). En esta ocasión, con un acercamiento a la labor de mecenazgo escultórico de Felipe II, el rey prudente y de su hijo el malogrado príncipe don Carlos. Esperamos que sigan contando con vuestro interés y sean de vuestro agrado.

Escultores italianos durante la segunda mitad del siglo XVI: Felipe II y el Príncipe don Carlos

     Si Carlos V construyó una red de palacios y residencias a lo largo y ancho de sus dominios, Felipe II consolidó estos proyectos, culminándolos con la construcción del Escorial. Se implicó en la decoración de los jardines palaciegos con esculturas y para ello se sirvió de distintos artistas italianos, importando también, en algunos casos, piezas de Italia.

Anónimo: Construcción del Monasterio de El Escorial.

     Por otra parte, mientras que Carlos V estuvo ligado a León Leoni, Felipe II lo estuvo a su hijo Pompeo, quién se llegaría a hacer con el monopolio de la escultura regia en España, estableciendo un taller propio en Madrid. Junto a él viajaron diversos entalladores y marmolistas de distinta valía, constituyendo así, en torno a la Corte, un núcleo creador e irradiador de escultura clasicista, de raigambre miguelangelesca, en el que se formarían los artífices locales.

Pompeo Leoni

El Greco (atrib.). Retrato de Pompeo Leoni. Col Priv. foto: Twitter del Museo del Greco.

     Continuador del legado escultórico de su padre, Pompeio retocaba y terminaba las obras que su padre enviaba desde Milán, siendo él quien las acompañaba hasta su destino. Tantas idas y venidas acabaron con el afincamiento en España del escultor, influyendo decisivamente en la posterior evolución de la escultura de bulto, con la instalación de su taller en la Península. En 1557 fue nombrado escultor del Rey, con salario fijo, que más tarde vería aumentado, para poder costear los continuos viajes a Carrara en busca del mármol, así como los gastos del propio taller.

     Hasta 1579 Pompeo trabajaba en las finalizaciones de las series reales, como las estatuas de Felipe II y de la Emperatriz, ambas en mármol y firmadas con su solo nombre. De esta época lo más destacado es la realización del cenotafio de Juana de Austria para el monasterio de las Descalzas Reales. La firma de Pompeo en la manga no deja lugar a dudas sobre su autoría. El maestro se encargó de realizar el bulto funerario y de Trezzo el sepulcro, todo el mármol de Carrara.

– El retablo del Monasterio de El Escorial

     Precisamente, en 1579, comenzaron sus trabajos para el retablo del altar mayor de la Basílica de El Escorial. Su novedad reside en que fue de los pocos encargos exclusivamente religiosos que recibió, apartándose por un momento de la función de retratista. El trabajo fue dividido entre varios artistas, así sabemos que su padre realizó al menos una parte de los modelos. Jacopo da Trezzo llevó a cabo el entramado arquitectónico basado en diseños de Juan de Herrera, así como la famosa custodia; y Juan Bautista Comane quedó como principal marmolista de la obra.

     El bronce fue confeccionado, fundido y dorado en Milán durante varios años, interviniendo multitud de operarios en un magnífico proyecto colaborativo. No obstante, en la propia obra dejó constancia de su intervención Pompeio, con la firma y la fecha en la peana del San Pablo del retablo.

     Para los grupos funerarios de Carlos I y Felipe II que completaban la Capilla Mayor, contó con otros colaboradores como su hijo Miguel Ángel, un sobrino de Jacopo da Trezzo y los italianos Baltasar Mariano y Vimercato. En esta ocasión, introduciendo la novedad de que las figuras serían fundidas por vez primera en España. Ambos trabajos nos trasladan a la tradición retratística romanista, en la que los rasgos idealizados de los personajes señalan sus valores espirituales, revestidos, no obstante, de una tremenda majestuosidad a través de la riqueza de sus indumentarias. El grupo del Emperador fue colocado en 1598, dos años antes que el de la familia de Felipe II.

     A partir de entonces contrató en España multitud de obras en madera y algunos sepulcros, entre los que podemos destacar el de los Duques de Lerma en el Convento de san Pablo, de Valladolid, del que dio los modelos para que los ejecutara Juan de Arce.

Pompeo Leoni: Retrato orante del Duque de Lerma. Museo Nacional de Escultura. Valladolid. Foto: Cipripedia.

     Pompeo, finalmente, falleció en Madrid, el día 9 de octubre de 1608, dejando un abundante legado artístico y bibliográfico, ligando así su nombre a la historia del arte español.

Jacopo da Trezzo

Antonio Moro. Retrato de Jacopo da Trezo. ca. 1500. colección privada (foto: wikipedia)

     Destacó en su dedicación a la obra de El Escorial. Fue escultor, orfebre, medallista, además de consejero artístico y técnico del rey, siempre al pie de la obra. La calidad de sus trabajos se puede apreciar, especialmente, en el enterramiento de Doña Juana y en su trabajo escurialense, así como en las medallas que realizó. De ellas destacan las de María Tudor y Felipe II que Carlos V llevó consigo a su retiro en el monasterio de Yuste.

Jacopo da Trezo. Medalla conmemorativa del matrimonio de María Tudor y Felipe de Austria. ca. 1555. Metropolitan Museum. (foto: wikipedia)

Giovanni Battista Bonanome

     Nombrado escultor del rey en 1562 llegó a España por envío del Cardenal Montepulciano para trabajar en las distintas obras que se estaban llevando en los Sitios Reales. Destacan, dentro de su producción, algunos retratos de personajes reales y una serie de los doce césares, donadas éstas por Montepulciano a Felipe II. Acompañó a esas series y labró una más para venderla en España. Colaboró con él su hermano Niccolo, que reclamaría el pago de sus obras a la muerte de Juan Bautista. Junto a él se ha documentado a Giovanni Battista Sormani, con quien colaboraba para el diseño y ejecución de diseños para los jardines de los Sitios Reales, como la Gruta de Neptuno, en la madrileña Casa de Campo.

     Con respecto a los escultores que trabajaron para el príncipe don Carlos, sabemos que los bienes artísticos que poseyó acreditan un gusto refinado al que Felipe II no puso límites, no obstante tuvo a Jacopo da Trezzo a su servicio, al que encargó un retrato de la Reina Isabel en piedra de ágata.

     Gustaba de coleccionar bustos y esculturas de la Antigüedad, bronces, medallas, etc., como por ejemplo una serie de césares y varios bustos antiguos que adquirió, obra de los citados hermanos Bonanome.

     De la obra de Pompeo Leoni merecen ser destacadas las cuatro medallas; dos de su maestro Honorato Obispo de Osma y dos suyas, hechas en yeso para vaciarlas en oro, en cuyo reverso representaba a las Tres Gracias. Así mismo encargó un crucifijo de oro que Pompeo realizó para el convento de Atocha, que ha desaparecido pero que debió ser realmente espectacular.

BIBLIOGRAFÍA
  • ANGULO ÍÑIGUEZ, Diego, Historia del Arte, Tomo II, Raycar, Madrid, 1980.
  • ARIAS DE COSSÍO, Ana M., El arte del renacimiento español, Madrid, Encuentro, 2009.
  • AZCÁRATE, J.M., Escultura del siglo XVI, Ars Hispaniae vol. XIII, Madrid, 1958.
  • AZCÁRATE, J.M., “Los grupos funerarios de la basílica”, La escultura en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1/4-IX-1994, coord. por Francisco Javier Campos y Fernández de Sevilla, 1994, págs. 141-152.
  • CAMÓN AZNAR, José, La escultura y la rejería españolas del siglo XVI, Summa Artis vol. XVIII, Madrid, Espasa Calpe.
  • CHECA, Fernando, Pintura y escultura del Renacimiento en España 1450-1600, Manuales de Arte Cátedra, Madrid, 1983.
  • HERNÁNDEZ PEREDA, Jesús, Escultores florentinos en España, Madrid, 1957.
  • MARTÍN GONZÁLEZ, J.J., El escultor en Palacio. Viaje a través de la escultura de los Austrias, Gredos, Madrid, 1991.
  • MARTÍNEZ JIMÉNEZ, Nuria, “Niccolò da Corte, escultor de portadas y fuentes en Génova y Granada”, De arte: revista de historia del arte, nº. 19, 2020, págs. 61-77.
  • REDONDO CANTERA, Mª Isabel, “Linaje, afectos y majestad en la construcción de la imagen de la emperatriz Isabel de Portugal”, Congreso Internacional Imagen y Apariencia: Universidad de Murcia, 19 – 21 noviembre 2008 / María Concepción de la Peña Velasco (dir.), Manuel Pérez Sánchez (dir.), María del Mar Albero Muñoz (dir.), María Teresa Marín Torres (dir.), Juan Miguel González Martínez (dir.), 2009.
  • AA., Los Leoni (1509-1608). Los escultores del Renacimiento italiano al servicio de la corte de España, Madrid, Ministerio de Cultura, 1994.
A %d blogueros les gusta esto: