Eufrosina, Talia y Áglae eran hijas de Zeus y la ninfa Eurinome, hija a su vez del Titán Océano. Las muchachas eran jóvenes y bellas y se conviritieron en diosas del encanto, la alegría y la belleza, es decir Las Tres Gracias. La tríada era la que presidía todos aquellos actos en los que el placer y la diversión estaban presentes como banquetes, danzas, representaciones, etc. Después de tanto “mal rollo” y penalidades que daban mucho de los dioses, estas diosas aportaban alegría tanto  a dioses como a mortales y también proporcionaban elocuencia y sabiduría. Es por ello que los mortales que eran bendecidos por una de estas tres Gracias, se convertiría en grandes oradores, artistas o filósofos.

     Para terminar la temporada no está mal poder hablar de unas diosas majas y positivas, no?? En septiembre más, porque todos ya sabemos que la iconografía, mola.

A %d blogueros les gusta esto: