Importante: Ver el video antes de empezar a leer este art√≠culo ūüėČ

¬†¬†¬†¬† En la antig√ľedad se cre√≠a que la luna solo pose√≠a el lado que era visible desde la tierra. Sin embargo, ya en el siglo XVII Galileo Galilei fue capaz, con sus observaciones telesc√≥picas, de adivinar algunos de los misterios que se escond√≠an tras la cara oculta de la luna. Esa fascinaci√≥n por conocer lo desconocido y por descubrir nuevas cosas es lo que empuj√≥ al hombre siglos m√°s tarde a pisar ese sat√©lite. Con ese mismo esp√≠ritu de conocimiento los historiadores del arte intentamos desentra√Īar los misterios de lo oculto y vamos mucho m√°s all√° de lo visible a simple vista.

¬†¬†¬†¬† Cuando nos paramos a admirar un lienzo, ya sea en una galer√≠a de arte o en un museo, analizamos la luz, el colorido e intentamos vislumbrar la historia, el sue√Īo, el personaje o la quimera que el artista dej√≥ plasmada en el cuadro para nuestra contemplaci√≥n. No se nos ocurre pensar que como toda moneda o como la luna, todo lienzo tambi√©n tiene una cara oculta, una cara que lejos de ser anodina o carente de inter√©s puede ofrecernos variad√≠simas informaciones, una perspectiva diferente de ver y entender la obra en si misma. En algunos casos encierran obras de arte inacabadas o fallidas, como es el caso de la tabla del MET de Lucas Cranach que aqu√≠ os ense√Īamos. √Čsta tiene dos posibles lectura, una que se trate de un soporte reaprovechado. El precio de las tablas era alto y por tanto, era normal reutilizar √©stos. Una segunda hip√≥tesis, que creemos m√°s acertada, es que se trate de alg√ļn santo protector que hiciera referencia al nombre del retratado. En el siglo XV y XVI era normal que los comitentes de las obras se retrataran con el representate de su santoral, por lo que esta teor√≠a tiene todo el sentido. Asi pues, estudiando con detenimiento la imagen del reverso √©sta nos podr√≠a aportar nueva informaci√≥n sobre la imagen principal.

¬†¬†¬†¬† En otras ocasiones, el reverso de la obra nos puede ayudar a desentra√Īar el autor, a√Īo de creaci√≥n o incluso nos puede aportar informaci√≥n sobre el t√≠tulo de la obra o el personaje representado. Ese es el caso dos de las obras que aqu√≠ os ense√Īamos La Virgen con el Ni√Īo y Santos de Ludovico Carracci del MET que en su parte posterior aparece firmada y fechada; y el Retrato de Mariano Goya del Meadows de Dallas, en cuyo reverso aparece una inscripci√≥n aut√≥grafa de Francisco de Goya en la que se precisa incluso la edad a la que el artista realiz√≥ la obra.

¬†¬†¬†¬† Esa cara, que normalmente no vemos, nos habla de las posibles heridas y curas recibidas por las obras, siendo el reflejo muchas veces de las dificiles peripecias por las que en sus a√Īos de vida una pintura ha pasado. Injertos, zurcidos, reentelados, cambios de bastidor, de soporte… muchas son las informaciones sobre las intervenciones o condiciones de conservaci√≥n que ha tenido un cuadro con un simple vistazo a su reverso.

¬†¬†¬†¬† Traseras que nos hablan, a trav√©s de n√ļmeros pintados, etiquetas o inscripciones, de antiguos propietarios y lugares donde estuvieron colocadas, de historias de incautaciones, robos o expolios‚Ķ ¬ŅQu√© har√≠amos para identificar muchos de los lienzos de la colecci√≥n real que se encuentran en el Prado si no tuvieran los n√ļmeros de inventario antiguos pintados en los bastidores? Era habitual en el siglo XIX e incluso en el XX deshacerse de los n√ļmeros de inventario que estaban en la superficie del lienzo, como estaban pintados sobre el barniz, un simple cambio de √©ste acababa con ellos. Sin embargo, gracias a la pervivencia de los n√ļmeros pintados en bastidores y traseras de lienzos a√ļn es posible su rastreo en las colecciones reales.

¬†¬†¬†¬† En fin, es a trav√©s de ese lado desconocido de las pinturas donde podemos explorar nuevas y diversas interpretaciones de √©stas y de su periplo vital. Por ello no se sorprendan, si como en el video, ven un d√≠a a un historiador o restaurador pidiendo que se de la vuelta a un lienzo, ya que para nosotros es casi tan importante la informaci√≥n que nos ofrece un lado como el otro. Por que en el arte, al igual que ocurr√≠a con la luna, siempre hay algo m√°s de lo que se ve a simple vista…

P.D: Ahora mismo hay una exposici√≥n en Madrid del artista Andrzej Wr√≥blewski, realizada por el Museo Reina Sof√≠a en el Palacio de Vel√°zquez, llamada ‚ÄúVerso/reverso‚ÄĚ. En ella se muestran una serie de obras en las que el artista polaco utiliz√≥ las dos partes del lienzo o el papel como un s√≠mbolo de su obra: las dos caras suelen ser discordantes entre s√≠, una geom√©trica y la otra figurativa, cuestionando y complicando la una a la otra, haciendo que el espectador tome partido por una. Hasta el 28 de febrero.

Vista de sala de la exposición Andrzej Wróblewski. Verso / reverso, 2015. Foto MNCARS.

Vista de sala de la exposición Andrzej Wróblewski. Verso / reverso, 2015. Foto MNCARS.


 

A %d blogueros les gusta esto: