Ariadna, era hija del rey de Creta, Minos. Teseo había llegado a la isla de Creta para intentar acabar con el Minotauro que en ella habitaba. Ariadna se enamoró de Teseo nada más verle y cuando éste salió triunfante del laberinto, que había ideado Dédalo y en el que el Minotauro habitaba, gracias al hilo de oro que le había dado Ariadna, éste le pidió que le acompañara a su remoto país de origen. Todo un culebrón, no?? Pues si queréis saber qué más pasó tendréis que ver el vídeo de @elechonete

A %d blogueros les gusta esto: